Eduardo Urenda Aguilera, mediante un comunicado, pidió disculpas públicas a la presentadora de televisión y modelo Anabel Angus. El empresario cruceño fue denunciado por Angus por acoso y extorsión.

“Quiero pedir disculpas por los daños ocasionados a ella (Anabel Angus), a su esposo, su familia y amigos. Esto de ninguna manera justifica mis acciones, de las cuales estoy profundamente avergonzado y arrepentido”, señaló Urenda.

Los abogados de las partes plantearon un acuerdo conciliatorio que incluía una retractación pública. Angus aseveró que no recibió dinero.

Urenda en su comunicado señala: “Empezaré disculpándome con la señora Anabel Angus de Antelo, quien es una dama boliviana muy querida, respetada y con impecable reputación, así también con toda mujer a la que mi errática actitud hubiera afectado o mellado de algún modo”.

Admite que difamó a la presentadora sin conocerla. “Reconozco que he cometido un error insalvable que ha generado mucho daño y malestar sobre todo a la señora Anabel Angus, a quien no conozco personalmente y con quien nunca tomé contacto alguno”.

Urenda Aguilera, que es banquero y empresario, fue denunciado por Angus debido a mensajes de acoso y extorsión que la presentadora recibió.

“Me estuvo escribiendo desde abril y, como no lo conozco ni lo sigo (en las redes), estos mensajes no me llegaban a la bandeja principal; por lo tanto, no los veía hasta ese día 9 de septiembre que leí todo lo que este señor había escrito”, escribió Angus en sus redes sociales hace una semana cuando presentó la denuncia a la Felcv.

El empresario, en su disculpa pública, asegura que ni Anabel Angus ni  sus  abogados ni su  familia le pidieron  compensación económica a pesar de lo que califica como su “tremendo error”.

“Es necesario aclarar que, si bien realicé reclamos públicos difamando a la señora Anabel Angus, nunca deposité dinero, ni a ella ni a su esposo. Fui estafado por terceras personas y tomaré cartas legales en ese asunto para esclarecer y encontrar responsables”, apunta el comunicado.

“Mi errático comportamiento no se repetirá con la señora Anabel Angus, a quien me comprometo brindarle todas las garantías como lo demande la ley, para asegurarle de que mi persona no es ni será jamás un peligro, así también la tranquilidad de no volver a molestarla por ningún tipo de medio”, apuntó Urenda.

 “Asimismo debo extender mis disculpas a todas las mujeres que se hayan sentido ofendidas por mi comportamiento, pues ninguna mujer debe pasar por una situación similar”, sostiene el documento publicado hoy en los medios de comunicación. Y remata: “Errar es de humanos y perdonar es divino”, aseveró.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: