Estuvo tres años y siete meses en la cárcel, por un crimen que no cometió.

Estuvo en la cárcel tres años y siete meses, acusado por el feminicidio de la “payasita” Alexandra Rodríguez, todo apuntaba a Brayan Ríos. El caso causó conmoción el 2018, la víctima fue encontrada con un disparo en la sien.

Brayan fue el principal sospechoso, ya que en ese momento era exnovio de Alexandra y había sido la última persona con la que la joven tuvo contacto. La madrugada del 10 de junio de 2018, las pruebas apuntaban a que Ríos había disparado luego de una discusión.

Todo cambió cuando Edwin C. confesó que fue el autor del feminicidio, la fatídica noche la pareja discutió, Alexandra se subió al taxi de la pareja de Patricia A.E., Edwin, quién debía llevarla a su casa, pero se detuvo en un punto del trayecto, en la zona de Pucara, donde cometió el crimen luego fue dejada en vía pública agonizando.

Brayan estuvo en el penal de “San Antonio”, y debía pagar una condena de 30 años sin derecho a indulto, acusado por el feminicidio de la “payasita” Alexandra, pero todo cambió cuando Edwin C. se entregó a la Policía.

“Es un pedazo de mi vida que me arrancaron, desde un principio dije que era inocente, yo no tenía nada que ver (…) Retomaré mi trabajo como payasito, nunca me imaginé pasar por esta situación, toda las noches rezaba a Dios, la justicia se equivocó”, declaró a Radio Kausachun Coca (RKC).

El abogado de Ríos lamentó que el Tribunal que juzgó a su cliente no haya valorado correctamente las pruebas que presentaron como la reconstrucción, el desfile identificativo y la triangulación de llamadas.

Lo que hasta el momento Brayan no puede comprender es cómo incluso los estudios científicos de absorción atómica determinaron que disparó el arma, pues se halló pólvora en su mano.

Ahora lo que queda es retomar su vida, tratar de recuperar el tiempo perdido con su pequeña hija, a la cual añoraba día y noche. Su familia fue la única que confió en su inocencia cuando nadie más lo hizo.

“No podía creer lo que estaba pasando, los primeros días gritaba ‘soy inocente’, no la maté, hasta que mi garganta se secaba, pero nadie me escuchaba”, contó como uno de los recuerdos más dolorosos que vivió.

Por Juan de Dios Peña Gomez

Gerente Administrador de Taxi-Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: