La mujer regresaba al país luego de vivir 3 años en Chile. Quería reencontrarse con su familia y que conozcan a su hija, que estaba pronto a celebrar su primer año. Estuvo en coma durante 15 días, no recuperó el habla ni puede caminar. Su familia es de escasos recursos

Cansada del maltrato y engaño que sufría por parte de su pareja en Chile, Luz Marita Arandia, una joven madre de 22 años, decidió agarrar maletas y retornar a Bolivia para reencontrarse con su familia que vive en una comunidad de Vallegrande; sin embargo, la suerte le hizo una mala jugada, pues durante el viaje, estando en territorio boliviano, sufrió un accidente de tránsito.

El minibús en el que se transportaba por la carretera a Pisiga chocó contra un camión tráiler, hecho que dejó un saldo de cinco personas fallecidas. Luz Marita iba junto a su hija en uno de los asientos de la segunda fila de pasajeros, ambas sobrevivieron, pero ella sufrió un edema cerebral que la dejó sin habla y si poder caminar.

Su hija, que estaba a solo dos semanas de cumplir su primer año (el 25 de diciembre de 2021), de milagro no sufrió ningún daño, es más, las personas que auxiliaron a los sobrevivientes comentaron que escucharon a la bebé llorar, logrando sacarla de entre los brazos de su madre, que quedó inconsciente.

«Protegió a su hija, la abrazó y ella sufrió todos los golpes», indicó Mavy Pedraza, asambleísta por la provincia Vallegrande.

El vehículo en el que se transportaba Luz Marita quedó destruido

Arandia, cansada de los malos tratos, no dudó en volver a su país, incluso en sus redes sociales daba señales de que no la estaba pasando bien, posteando frecuentemente que merecía mejores tratos y que su razón de vivir era su pequeña hija.

«Ya no quiero sufrir más engaño ni maltrato, basta lo que viví, mi vida era un infierno con ese hombre que no vale la pena (…), prefiero estar sola; tengo por quien ser fuerte y poder salir adelante, tengo a mi hija que me da fuerza, ánimo. Ella será la única que estará conmigo en las buenas y en las malas», escribió en octubre, en su cuenta de Facebook.

Además, decía lo mucho que extrañaba a su familia, especialmente a su padre y a su madre.

Luz Marita, cuando residía en Chile, trabajaba de mesera en Calama

El accidente se registró el 11 de diciembre de 2021, y Luz Marita quedó en coma durante 15 días, despertó pero no volvió a ser la misma.

«Entró en coma durante 15 días, sufrió un paro cardiaco, estuvo intubada en Oruro, contactaron al papá de su hija y él se llevó a la niña a Chile. Después que despertó también contactaron a la familia (de Vallegrande) y lo más triste es que le dijeron a su madre que Luz Marita estaba internada y tenían que llevársela porque ocupaba la cama del hospital», comentó Pedraza.

Con esta tragedia, Luz Marita ni siquiera pudo reencontrarse con su familia, tampoco volvió a ver a su hija ni a celebrar su primer añito; ella no puede hablar y permanece postrada en cama.

Según la asambleísta, cuando entregaron la bebé a su papá, en Oruro se hizo un documento con uno de los primos de Luz Marita, que indica que, cuando ella recupere el habla y vuelva a caminar, le devuelvan a su hija.

Estuvo 15 días en coma, internada en un hospital en Oruro

La familia tienen información de que Luz Marita traía dinero para establecerse nuevamente en su natal Mizque, pero cuando fueron en su búsqueda no encontraron ni su celular ni dinero.

Su familia es de la comunidad de Mizque, son personas de escasos recursos y no tienen dinero para costear el tratamiento de la joven. «Es muy triste porque ellos son muy pobres, con lo poco que tenían lograron traerla desde Oruro hasta Vallegrande», dijo Pedraza.

Un traumatismo encéfalo craneal (TEC) severo, politraumatismo, edema cerebral vasogénico y citotóxico, contusiones cerebrales, fractura de base de cráneo fosa posterior, fractura del hueso occipital y mastitis derecha, indica el diagnóstico con el que quedó Luz Marita luego del accidente.

La sometieron a varios estudios para darle nuevos diagnósticos

«Se le hizo una nueva tomografía, incluso el secretario de salud, Fernando Pacheco logró verla. El diagnóstico es esperanzador porque puede recuperar el habla y la movilidad, pero necesita mucho apoyo para su tratamiento», explicó la asambleísta.

Desafortunadamente la falta de recursos llevó a la afectada a no recibir atención médica especializada, incluso sigue con los puntos que le hicieron de la operación en la cabeza. Para ayudarla, llame a Damary Antezana (prima) a los teléfonos 67879859 o al 76069938.

Sobre el accidente

El tráiler quedó con los restos del minibús que lo impactó. En este accidente, tres personas fallecieron instantáneamente, otras dos perdieron la vida al ser trasladadas a un centro médico. «El impacto fue tan fuerte que prácticamente la lata del minibús quedó pegada en el tráiler que estaba estacionado», señaló Pedraza.

Por: El Deber

Por Juan de Dios Peña Gomez

Gerente Administrador de Taxi-Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: