El caso del abogado se develó en 2019, en 2021 fue sentenciado a seis años de prisión y tiene ocho juicios en total

El controvertido abogado Jhasmani Torrico Leclere logró que un Tribunal de Sentencia dicte detención domiciliaria en su favor, pese a que en febrero de 2021 fue sentenciado a seis años de presidio. Este saludó el fallo y se fue amenazando con un proceso judicial en contra de su víctima, el mecánico Juan Antonio Cuéllar, quien lo llevó a los estrados judiciales por torturas.

Fue la segunda vez que el Tribunal de Sentencia Segundo de Quillacollo benefició a Torrico Leclere con detención domiciliaria con custodio y arraigo, dentro el caso denominado ‘mecánico’. En noviembre del pasado año, este mismo Tribunal lo benefició con esa medida sustitutiva.

En enero de 2019 se conocieron videos en los cuales el abogado, Jhasmani Torrico Leclere torturaba a litigantes para resolver demandas de deudas. En ese entonces el mecánico, Juan Anotnio Cuéllar denunció que esos métodos del abogado se practicaban desde 2017 y se declaró víctima.

El abogado está sentenciado por los delitos de secuestro, torturas y extorsión contra Juan Antonio Cuéllar, aunque el dictamen y está en apelación ante el Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba.

Los jueces que ahora le otorgaron detención domiciliaria fueron: Salomé Guzmán, Richard Cruz y Patricia Ortuño, quienes valoraron los descargos del controvertido abogado. Curiosamente, Torrico no tiene abogado defensor y todos sus recursos son presentados por Defensa Pública. Según los datos, hasta el momento unos ocho abogados de Defensa Pública renunciaron a patrocinar al acusado.

En noviembre de 2021 cuando Jhasmani Torrico logró su primera detención domiciliaria, el afectado, Juan Antonio Cuéllar, inició una caminata rumbo a La Paz para pedir al Gobierno protección, ya que el abogado envió amenazas apenas logró el beneficio.

La caminata del afectado fue abortada luego de un pedido familiar y la reversión de la medida de detención domiciliaria. Siete meses después Torrico volvió a acudir al mismo Tribunal, con el mismo pedido y nuevamente obtuvo su detención domiciliaria.

Pese a la contundencia de la prueba, un video en el que Torrico golpea a Cuéllar junto con otras personas, ahora afirma que ese hecho no ocurrió y que fue difamado por el mecánico a quien le anunció un proceso penal.

Jhasmani Torrico tiene ocho procesos penales, todos con las mismas características, conformar un consorcio de jueces, abogados, fiscales e incluso policías, con los cuales extorsionaba a ciudadanos, principalmente en Cochabamba.

Por Juan de Dios Peña Gomez

Gerente Administrador de Taxi-Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: