En la comisión técnica se presentaron seis propuestas para desarrollar el proceso censal
En la comisión técnica se presentaron seis propuestas para desarrollar el proceso censal
Hasta cerca a la medianoche de ayer se había pasado la revisión de más de 350 actividades del proceso censal. Se entregó seis propuestas y ninguna pide el censo en 2024. Cuatro de ellas sugieren en 2023

La comisión técnica tuvo sus primeros tropiezos en la ciudad de Trinidad. Parte de la comisión de Santa Cruz se retiró ayer del encuentro denunciando que el Gobierno no entregó información oficial del proceso censal. El Ejecutivo respondió y dijo que dieron a los delegados acreditados los informes que exigen los técnicos cruceños. Se presentaron seis propuestas: cuatro piden que el censo sea en 2023 y ninguna se enfoca en el 2024. El trabajo continúa hoy en la capital beniana.

El trabajo de la comisión técnica empezó ayer a las 11:15. No había ninguna autoridad política. El único que se presentó fue el alcalde de La Paz, Iván Arias. Poco después de ingresar al salón decidió retirarse y volver a la sede de Gobierno. La labor de la comisión empezó con 29 personas en la mesa de debate, incluyendo al ministro de Planificación, Sergio Cusicanqui, y funcionarios del Instituto Nacional de Estadística (INE). Y 22 estaban en segunda línea, donde estaba el rector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm), Vicente Cuéllar, y el asesor técnico del Comité Interinstitucional José Luis Santistevan. Luego aumentaron los asistentes porque algunos llegaban a la capital beniana desde otras regiones del país.

Esta mesa técnica fue inaugurada viernes por la noche por el presidente Luis Arce y se reanudó ayer para entablar las discusiones netamente “técnicas” con presencia del INE y representantes de los organismos financiadores del censo como veedores. El rector de la Universidad Autónoma del Beni “José Ballivián”, Jesús Égüez, dio la bienvenida al evento.

Luego habló el ministro Cusicanqui, quien dio también la bienvenida a los asistentes y lanzó algunas líneas de cómo iba a funcionar el encuentro. Por la mañana las delegaciones se dedicaron a presentar sus propuestas. Solo se expusieron seis: la de la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra, de la Alcaldía de La Paz, de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), del Comité Interinstitucional de Santa Cruz, de la Asociación de Municipios del Departamento de La Paz y de las autonomías indígenas. Las cuatro primeras proponen que el censo sea en 2023 y las dos últimas -que son entidades afines al Movimiento Al Socialismo (MAS)- dejaron la fecha abierta.

“Los técnicos tienen que seguir con la información que les están entregando. Hemos pedido la propuesta al INE (del censo en) 2024, que es la única entidad que ha dicho que el censo sea en 2024. Amdepaz (la asociación de municipios de La Paz) dejó abierta la fecha. Los que hemos puesto 2023 somos La Paz y Santa Cruz, tanto alcaldías capitales como universidades. Incluso la de los municipios indígenas tiene fecha abierta”, explicó Santistevan.

Veedores internacionales

El representante del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade), Simone Cecchine, fue parte del evento de manera virtual. El funcionario internacional dijo que acompañarán el trabajo del INE, pero el censo está en manos de los bolivianos en respeto de la soberanía.

“La idea es que en esta jornada lleguen a acuerdos que tengan sentido técnicamente”, dijo Cecchine, quien añadió que la institución que dirige tiene el compromiso de ayudar en el censo.

El encuentro se desarrollaba sin novedades. Cerca a las 14:00 se dictó un cuarto intermedio para que los presentes puedan almorzar. Se hizo un pequeño balance y ya se sabía que las seis propuestas estaban en la mesa. Por la tarde empezaba lo que se esperaba. La presentación y el informe del INE sobre las 700 actividades del proceso censal.

Cuando Vicente Cuéllar bajaba las gradas del edificio de la Facultad de Ciencias Económicas, a las 16:00, parecía que el trabajo de la comisión técnica se había roto. Estaba molesto. Detrás de él también iba enfadado el abogado constitucionalista José Luis Santistevan. Ambos habían salido de la reunión porque se les negó información oficial del INE. Ambos decidieron abandonar el encuentro, pero el Comité Interinstitucional quedaba representado por Melvy Vargas, quien era la única acreditada.

No había buenas señales. Cuéllar afirmó que el ministro Cusicanqui se molestó cuando se le pidió documentación en físico. Una hora y media después que abandonó la reunión de la mesa técnica, el rector Cuéllar retornó al campus universitario de Trinidad acompañado de José Luis Santistevan para entregar en manos del ministro de Planificación, Sergio Cusicanqui, una carta oficial exigiendo la entrega de las actividades desglosadas y el presupuesto de cada una de ellas.

Cuéllar señaló que entregaron la carta a Melvy Vargas, técnico acreditada de la Comisión Impulsora del Censo, para que pueda dejar la misiva en manos de Cusicanqui. El rector afirmó que el INE solo había dado las copias de las diapositivas que presentaron en la mañana, lo cual consideran insuficiente para discutir técnicamente.

“Una vez nos proporcionen esta información seguramente estaremos en condiciones de discutir técnicamente”, dijo Cuéllar, quien añadió que la documentación solicitada es probatoria de todas las actividades que ha realizado el INE para la realización del empadronamiento, y que servirá para debatir qué plazo se podría acortar con el fin de determinar de que el censo es posible en 2023.

El Gobierno salió a responder a Cuéllar a través del viceministro de Planificación, David Guachalla, quien criticó la actitud del rector cruceño. La autoridad dijo que a esa hora de la tarde se estaba exponiendo en la reunión la información solicitada por Cuéllar.

“Lamentamos la actitud del rector, que, no sé, está buscando tal vez una excusa para poder levantarse de la mesa, pero sus técnicos (Melvy Vargas y Jorge Akamine) están trabajando junto con los demás técnicos. No entendemos cuál es el propósito de realizar ese tipo de comunicados considerando que habíamos acordado realizar la revisión de cada una de las actividades en detalle”, reclamó el viceministro Guachalla.

Revisión de actividades

Tras ocho horas de reunión de la comisión técnica, el ministro Cusicanqui informó que se había logrado revisar 170 actividades de las 700 programadas por el INE para la ejecución del censo.

En un corto informe -en la que solo se permitió el ingreso de camarógrafos y fotógrafos, más no de periodistas- Cusicanqui dijo que el trabajo se cumple en un “ambiente de mucho respeto, cordialidad”, lo que lo convierte en un escenario para escuchar las propuestas de las delegaciones de los diferentes departamentos y examinar el cronograma censal. Esa posición la emitió a las 20:30.

“En ese marco estamos avanzando. Hasta el momento hemos logrado revisar 170 actividades del cronograma censal. Lo más importante es que estamos demostrando el compromiso que tenemos con el trabajo censal, a pesar de las horas de trabajo”, afirmó el titular de Planificación.

El trabajo continuó y hasta el cierre de edición de esta nota periodística se había pasado la revisión de 350 actividades del proceso censal. Se tenía decidido dictar un cuarto intermedio y reanudar la labor hoy tras más de 13 horas de reunión.

Cuéllar también expresó sus dudas sobre la metodología para decidir el año de la encuesta nacional. El Gobierno no les había informado ese aspecto hasta la tarde de ayer. Tampoco lo supo explicar el viceministro Guachalla, quien abrió la posibilidad de decidir la fecha mediante votación.

“Concretamente se tiene que especificar cómo se definirá la fecha. ¿(Será) por consenso? ¿por votación? ¿habrá un tercero que definirá la fecha? Esto es algo fundamental y, además, hemos pedido que se documente la participación de la Comisión Interinstitucional, que quede claramente establecido en un documento, ¿cuál es el criterio técnico que tenemos nosotros? ¿cuál es el criterio técnico que tiene el INE? Así el pueblo cruceño, el pueblo boliviano, podrá sacar sus conclusiones”, dijo Cuéllar, cuyas interrogantes, no fueron respondidas por las autoridades del Gobierno.

Ayer ya no participaron las autoridades políticas del Ejecutivo en la reunión de Trinidad. Ya no estaba el vocero presidencial, Jorge Richter, ni alcaldes que fueron parte de la inauguración de la comisión técnica. La viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón, llegó al campus universitario, pero no para participar de la reunión, sino para coordinar algunas situaciones de logística.

Por Juan de Dios Peña Gomez

Gerente Administrador de Taxi-Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: