Soberana 2 y Abdala, los dos proyectos de vacunas más avanzados de Cuba contra el covid-19, pasarán en marzo a la fase 3 de ensayos clínicos, tras demostrar «seguridad y una potente respuesta inmunológica», anunció este jueves uno de los científicos responsables.

Estas dos inmunizantes en desarrollo, de los cuatro que tiene Cuba, «han demostrado ser vacunas seguras» y garantizan «la inducción de una potente respuesta inmunológica contra la enfermedad», dijo el presidente del grupo estatal BioCubaFarma (rector), Eduardo Martínez.

En un breve recorrido por dos centros científicos del oeste de La Habana, donde se producen los antígenos para ambas vacunas, Martínez precisó que este mes de marzo inicia la fase 3 de estudios clínicos.

Con trajes especiales y condiciones altamente asépticas, los científicos trabajan en las dos plantas de producción en turnos de 12 y 24 horas para cumplir los planes de producción trazados por BioCubaFarma. 

Autoridades científicas de la isla han dicho que Cuba tiene capacidad para fabricar en 2021 unas 100 millones de dosis de Soberana 2 y que la campaña de vacunación iniciará el primer semestre.

Según los directivos, Cuba ya inició la producción «a escala industrial» de ambas.

Soberana 2 es uno de los dos proyectos del Instituto Finlay de Vacunas (IFV).

El otro proyecto, Soberana 1, acaba de concluir su primera fase de estudios con «buenos resultados» y un segundo «ensayo clínico en convalecientes con resultados muy buenos, lo cual es muy atractivo para el primer mundo», dijo su director Vicente Vérez.

Por su parte, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), trabaja en otros dos candidatos, Abdala y Mambisa, este último es el único de los cuatro que se administra con un spray nasal.

Vérez precisó que en el ensayo fase 3 de Soberana 2 participarán 44.000 voluntarios, y que en paralelo se realizará otro «ensayo de eficacia» que «posiblemente llegue a más de un millón de personas».

Desde Washington, el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jarbas Barbosa, celebró el miércoles los esfuerzos de Cuba y Brasil por producir su propia vacuna anticovid pero estimó que completar la fase 3 de la Soberana 2 tomará «algunos meses». 

Todas las vacunas cubanas son de proteína recombinante, indicó Vérez. La misma técnica utilizada por la empresa de biotecnología estadounidense Novavax.

El coronavirus posee en su superficie unas puntas (proteínas virales) para entrar en contacto con las células e infectarlas. Estas proteínas pueden ser reproducidas y presentadas después al sistema inmunitario para hacerle reaccionar, explicó el científico.

«La apuesta cubana es tener vacunas muy eficaces en primer lugar, la segunda apuesta es que son vacunas muy seguras, y la tercera es que son vacunas que no tienen la limitación del número de dosis que se pueden aplicar», a diferencia de otras ya lanzadas al mercado, explicó.

Con 11,2 millones de habitantes, Cuba, que enfrenta actualmente un rebrote del coronavirus, mantiene un bajo índice de muertes desde que comenzó la pandemia en marzo, con 312 fallecimientos. Acumula 47.566 contagios y 42.809 recuperados.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *