Con la voz quebrada, la hija de Efraín Poma Pinaya (64) repite las palabras que, asegura, le dijeron cuando fue de un lado a otro en busca de atención para su papá.

«Su padre va a morir, no hay espacio, váyase por favor, entienda», recuerda a las once de la noche. Desde las diez de la mañana, Jimena Poma busca que alguien le haga un espacio. Pasó por el centro de salud Los Olivos, la mandaron al Hospital Francés, de ahí la rebotaron a La Pampa, y su última esperanza estaba en el Japonés. Sin embargo, las puertas continúan cerradas.

El adulto mayor tiene saturación de oxígeno de 60, lleva cuatro horas en una ambulancia municipal, desde que salió de La Pampa con rumbo al Japonés. «En ningún lado quisieron atenderlo, ni siquiera lo miraron», dijo la mujer llorosa.

Según ella, su progenitor se descompensó en la mañana, y ya cerca a la medianoche, el tubo de oxígeno se estaba agotando. El personal de la ambulancia estaba en busca de otro tanque para no dejarlo sin este elemento vital con una saturación que ya merece Unidad de Cuidados Intensivos.

Según la hija, no lo valoraron en ninguno de los dos niveles de salud.

Por: El Deber

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *