Se trata de Enrique Gabriel Troche, de 44 años, quien fue detenido pocos días atrás en su domicilio. La fiscal Marcela Juan lo acusó de abuso sexual simple, privación ilegal de la libertad, coacción agravada, violación de domicilio, daño, en concurso real entre sí y en el contexto de la violencia familiar y de género

Días atrás, un grupo de agentes de la comisaría 8va de Villa Galicia pateó la puerta y entró al domicilio marcado sobre la calle Andrés Bello en la localidad bonaerense de Ingeniero Bugde. Buscaban a Enrique Gabriel Troche, de 44 años, alias “Toti”. El expediente, instruido por la fiscal Marcela Juan, titular de la UFI N°16 de Lomas de Zamora, llevaba la extensa calificación de abuso sexual simple, privación ilegal de la libertad, coacción agravada, violación de domicilio, daño, en concurso real entre sí y en el contexto de la violencia familiar y de género.

La víctima era su ex pareja, Micaela -un nombre de fantasía empleado en esta nota para preservar su identidad- que lo denunció en la comisaría de la Mujer y la Familia de esa zona por haberla golpeado, abusado sexualmente y además incendiarle su casa y el auto entre enero y febrero pasado.

Troche, según él mismo, trabajaba de empleado de una empresa de seguridad y sobre él pesan acusaciones complejas. Según detallaron fuentes judiciales “Toti”, ya separado de la mujer, supuestamente manipuló y tejió un macabro plan para que la mujer fuera a su casa a pasar con él el último día del año 2020.

Troche, con un profundo cinismo, según la acusación en su contra, el 31 de enero de 2020, a pocas horas de que comenzara el 2021, se comunicó con su ex pareja y la invitó a pasar Fin de Año en su casa, ya que según le dijo, iban a estar presentes sus padres, que querían verla y festejar junto a su hija, fruto de otra relación.

“Troche utilizó el deseo de tener una familia de la víctima para atraerla a su casa, pero una vez que llegó al lugar no había nadie. Se encontraba solo él y ahí comenzó el horror”, dijo un investigador

Al ver que había sido engañada, Micaela intentó escapar del lugar. Troche en ese momento sacó su pistola y, envalentonado, comenzó a insultarla. Cuando se le acercó, le apuntó y le dijo: “Abrí la boca, vos sos mía, no te vas a ir a de acá” y le puso la punta del arma dentro de su boca. Luego, el hombre cerró la puerta de salida con llave y la violó en reiteradas ocasiones. Según una calificada fuente de caso, Troche es HIV positivo y habría evitado utilizar un preservativo de forma intencional para transmitirle el virus a Micaela.

El 2 de enero la mujer logró escaparse de la casa de Troche. Pocos días después, en estado de shock, la mujer lo denunció y la causa quedó a cargo de la fiscal Juan. Mientras los investigadores comenzaban con la instrucción del caso, Troche volvió a actuar.

Según quedó acreditado en el expediente, el 22 de enero pasado el hombre supuestamente se dirigió a la casa de la víctima ubicada también en Ingeniero Budge. Ingresó y en medio de una discusión prendió fuego un mueble y escapó ocasionando grandes daños en la propiedad. Por ese siniestro no hubo heridos. Una vez que Troche se anotició que la Justicia estaba tras su rastro, regresó al domicilio, roció con alcohol el automóvil de la mujer y repitió el ataque: lo prendió fuego.

Los investigadores por estas horas están evaluando análisis de la mujer para confirmar si efectivamente Troche la contagió intencionalmente y sumarle otra imputación. “Todavía no se lo podemos acreditar. Pedimos todos los informes porque su hija no tiene HIV. Entonces estamos rastreando todos esos estudios para determinar que la víctima hace un año no tenía la enfermedad y Troche sí lo tenía y a sabiendas la contagió”, reveló un detective del caso.

Por Condori Luis Pedro

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: