José Gomes Araújo y su mujer Rosa Barbosa Ferreira, llevaban casados casi 60 años y vivían en Nogueira, una parroquia cercana al centro de la ciudad de Braga, en Portugal. El pasado viernes, hacia el mediodía, el hijo de la pareja encontró a Rosa sin vida en el sofá de la casa familiar y, cuando José se enteró de la noticia, comenzó a sentirse muy mal.

El hombre de 78 años sufrió un ataque al corazón y fue asistido en su casa por un equipo sanitario, pero fue trasladado posteriormente al Hospital de Braga, donde su corazón le traicionó y murió apenas dos horas después de que lo hiciese su mujer, según medios locales portugueses.

El matrimonio ha sido enterrado este miércoles a las 15,30 horas, en la iglesia de Nogueira, donde ha tenido lugar una capilla ardiente desde las 15,00 horas. Debido a la situación creada por la covid-19, los familiares han pedido que solo acudan al entierro las personas más cercanas a la pareja. José y Rosa serán enterrados el uno al lado del otro para que estén juntos ‘por siempre’.

Por Condori Luis Pedro

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: