La poetisa y escritora nicaragüense Gioconda Belli denunció este sábado un robo en la casa de su hermano que calificó como «un horror», dos días después de que la vivienda fue allanada, como parte de una investigación del Gobierno de Nicaragua contra la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

“Ingenua, pensé que después del allanamiento en la casa de mi hermano, no pasaría nada peor. Anoche (esta madrugada), vestidos como ladrones a las 3.00 de la mañana entraron y se llevaron absolutamente todo de la casa. Amenazaron a mi cuñada y a mi sobrina. No sé ni cómo calificar este horror”, denunció Belli, en su cuenta en Twitter.

En el momento en que ocurrieron los hechos únicamente se encontraban las mujeres, ya que Humberto Belli, exministro de Educación bajo el Gobierno de Violeta Barrios de Chamorro (1990-1997), quien es buscado por el Gobierno de Daniel Ortega, había salido del país antes del allanamiento.

El establecimiento de dichas leyes y su aplicación se da en el marco de las elecciones generales de noviembre próximo, en las que el presidente Daniel Ortega busca una tercera reelección consecutiva, para un cuarto periodo de cinco años y segundo con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta.

El exilio del exministro de Educación, el allanamiento de su casa en una lujosa área de Managua y el asalto con amenazas, se dio en medio de una ola de arrestos contra opositores, que ha llevado a prisión a varios candidatos a la Presidencia y líderes disidentes desde el pasado 4 de junio.

Los aspirantes presidenciales por la oposición arrestados por supuesta “traición a la patria” son Cristiana Chamorro, Félix Maradiaga, Arturo Cruz, y Juan Sebastián Chamorro.También fueron capturados dos exvicecancilleres, dos históricos exguerrilleros sandinistas disidentes, un exdirigente empresarial, un banquero, cuatro activistas y dos excolaboradores de una ONG.

Todos los detenidos coincidieron en calificar como “dictador” a Ortega, a quien la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) responsabilizó de “crímenes de lesa humanidad”.

El martes, la Organización de Estados Americanos (OEA) votó en Washington condenar los arrestos de opositores. Argentina prefirió abstenerse, una decisión que despertó fuertes críticas.

La votación de la resolución fue de 26 países a favor, 5 abstenciones (Argentina, México, Honduras, Belize y Dominica) y 3 en contra (Nicaragua, San Vicente y Granadinas y Bolivia).

En las elecciones del 7 de noviembre Ortega se jugará 42 años de primacía casi total sobre la política en Nicaragua.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: