El rechazo de los sectores sindicales del sector salud y la ausencia de las bancadas opositoras en el momento de la votación marcaron la aprobación del proyecto de Ley de Emergencia Sanitaria que apuró el MAS en la Cámara de Diputados. La norma pasará el lunes al Senado donde también se prevé una rápida consideración.

“Hubo alguna observación que definitivamente no estaba de acuerdo con todo el proyecto de ley, nosotros no nos vamos a prestar a un juego que busca descartar este proyecto, en este momento el pueblo boliviano está esperando medidas concretas, rápidas y contundentes”, dijo el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, en rueda de prensa.

Los trabajadores de salud de Cochabamba fueron los primeros en pronunciarse y anunciaron medidas de resistencia contra el artículo 19 del proyecto de Ley. Este artículo prohíbe las manifestaciones, paros y protestas del sector que provoquen la suspensión de los servicios de salud.

“Bajo el pretexto de la emergencia sanitaria, el Gobierno central quiere suprimir el derecho a la manifestación y a la protesta para el sector, como si el gobierno central, gobiernos departamentales y gobiernos municipales priorizaran y garantizaran las condiciones óptimas para que el sector salud pueda frenar esta crisis sanitaria”, señala el documento del gremio cochabambino.

La bancada de Comunidad Ciudadana también emitió un pronunciamiento justificando su ausencia en el momento de la votación del proyecto y censuró que sean 11 ministros de designación partidaria los que definan las políticas de salud y no un comité científico.

“El proyecto de Ley de Emergencia Sanitaria prioriza las medidas punitivas en lugar de las preventivas, educativas y comunicacionales, y autoriza la contratación de médicos extranjeros, habiendo médicos desempleados en el país”, señala una parte del documento de los opositores.

Emergencia

Los trabajadores de salud se declararon en estado de emergencia ante la inminente promulgación de este proyecto que, según ellos, violenta todos sus derechos. Asimismo, advierten que los trabajadores no se hacen responsables del desastre que se avecina si el Gobierno no asume las medidas para contener el desborde de la pandemia

“Los trabajadores y trabajadoras de salud no nos hacemos responsables ante un inminente desastre sanitario que nos amenaza. Pedimos a la población en general la comprensión por la precariedad y ausencia de recursos humanos y camas”, señala su pronunciamiento.

Describieron que, en este momento, ninguna autoridad nacional, departamental o municipal atiende a los trabajadores de salud, pese a que realizan turnos dobles, lo que los obliga a abandonar a sus familias, e incluso a arriesgarlas por atender la pandemia.

Pero el titular de los diputados justificó la prohibición de las protestas de los médicos y dijo que no se puede permitir ese tipo de manifestaciones cuando el país está enfrentando una pandemia.

“Lo que no puede pasar es que nuestros hermanos médicos se declaren en paro o en movilizaciones, porque eso estaría atentando contra la salud, estamos en emergencia, estarían atentando contra la vida del pueblo boliviano. Esto no significa que ya está coartada la movilización, una vez que pase la pandemia, una vez que pase la emergencia sanitaria, inmediatamente se reestablecen todos sus derechos”, subrayó Mamani.

Las autonomías

El artículo 22 también fue rechazado por los políticos en el parlamento nacional. Este precepto establece que se suspenden temporalmente las competencias de los gobiernos departamentales y municipales cuando estos hayan sido rebasados por la emergencia sanitaria.

En ese caso, todas las competencias serán asumidas por el gobierno central, lo que es considerado como una violación a la Ley de Autonomías, los estatutos autonómicos y las cartas orgánicas de las regiones.

Por: El Deber

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *