En la homilía dominical, monseñor Sergio Gualberti, arzobispo de Santa Cruz, alentó a respetar con responsabilidad la cuarentena rígida, en este tiempo en que el rebrote de la pandemia nos llama renunciar a espacios de esparcimientos, como el Carnaval de calle, para cuidar de la vida.

«El recrudecer de la pandemia en nuestra ciudad, nos pide la responsabilidad y el sacrificio de parte de todos de renunciar al tiempo y espacio de esparcimiento del Carnaval en las calles y quedarnos en nuestro propio hogar. Como Iglesia hemos acogido el llamado de las autoridades, convencidos que esta medida será de gran utilidad en luchar juntos y solidariamente por la vida de todos», dijo Gualberti en su mensaje dominical.

El pastor de la Iglesia en Santa Cruz manifestó que la pandemia ha golpeado a todos por igual «con sus secuelas de dolor y de muerte, con el aislamiento forzoso, con el distanciamiento social y la crisis general», pero también ha profundizado «la situación de exclusión y marginación» en que viven muchos bolivianos.

En este sentido, exhortó a solidarizarnos con quienes están pasando más necesidades. «Esta dura experiencia debería motivarnos a todos a ser solidarios con los más vulnerables y necesitados y a comprometernos seriamente en un cambio de paradigma que apunte a una economía de tinte social y a una política que privilegie la vida humana por encima de todo, el respeto de la naturaleza y del medioambiente, y que trabaje para construir una sociedad justa y fraterna», reflexionó Gualberti.

Por: El Deber

Por Juan de Dios Peña Gomez

Gerente Administrador de Taxi-Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: