Unos 1.000 trabajadores del sector salud marcharon hasta las puertas de la Gobernación de Santa Cruz en reclamo por la falta de determinación para asumir medidas que corten la escalada de contagios por Covid-19. Los salubristas cumplen su primer día de un paro de 48 horas en espera de reanudar el diálogo con las autoridades regionales.

Los marchistas partieron desde el Hospital San Juan de Dios y enfilaron por la avenida Cañoto.  Médicos, enfermeras y otros profesionales de salud marcharon manteniendo el distanciamiento físico y lanzando petardos. Sus pancartas destacaban crespones negros, en homenaje a los profesionales y  trabajadores de salud que han fallecido a causa del Covid-19.

Una vez que llegaron a las puertas de la Gobernación, expresaron su descontento ante la pasividad de las autoridades y señalaron que continuarán con el paro escalonado.

El portavoz de los médicos de Santa Cruz, Henry Aguilera, insiste en la necesidad de endurecer las medidas para frenar la expansión del coronavirus en el departamento. Como sector, apuntan a la cuarentena rígida como la mejor solución para cortar la cadena de contagios. Sin embargo, también son conscientes de la realidad económica que viven muchas familias, por lo que proponen un diálogo donde se definen medidas alternativas.

«Depende de las autoridades para que las medidas surtan efecto», manifiesta Aguilera. Lamenta que se haya roto el diálogo con las autoridades municipales y departamentales, pero aseguró que mantienen abiertas las puertas para el diálogo. Por el momento, se mantienen en reunión permanente y anuncian una marcha similar para mañana, pero esta vez hacia la Alcaldía. 

Los salubristas piden a los diferentes niveles de gobierno que agilicen la llegada de la vacuna anticovid. Para Aguilera, la vacunación masiva es la mejor medida para superar la pandemia. Mientras llegan las dosis insiste en mantener las medidas más rigurosas posibles para detener los contagios y salvaguardar a la población.

«Nosotros también somos población y nos enfermamos», confiesa el portavoz. 

Aguilera dijo que el miércoles por la tarde evaluarán las medidas asumidas y determinarán nuevas acciones hasta que las autoridades les escuchen. «La semana pasada nos llevaron a unas mesas técnicas y nos mostraron estadísticas equivocadas. Hasta ahora no han asumido ninguna acción que reduzca la curva epidemiológica», explica Aguilera.

Por su parte autoridades locales y nacionales han tildado el paro de político. En anteriores declaraciones, la alcaldesa Angélica Sosa dijo que no se puede declarar cuarentena rígida porque se debe pensar en la economía de la población.

(El Deber)

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *