La situación crítica de Boliviana de Aviación (BoA) no es nueva. De hecho, un informe realizado durante la gestión del expresidente, Evo Morales, alertaba de problemas en el interior de la aerolínea.

Recientemente, desde la empresa estatal informaron que el efecto de la pandemia producto del Covid-19 generó una crisis en la empresa estatal, pero que el mayor daño comenzó con el Gobierno de transición

No obstante un informe revela que, entre 2017,2018 y 2019, la flota de aviones en operación se redujo de 25 a 14; es decir, un 44%.

Este estudio fue solicitado por el Ministro de obras Publicas de la época, Oscar Coca. Pero recién se hizo público, con la renuncia del expresidente Evo Morales y la asunción del Gobierno de transición.

El informe detalla que en la gestión 2017, BoA contaba con un total de 28 aeronaves. De esa cantidad, en operación se encontraban 25 y había tres para repuesto. Fue el año en que la empresa más naves logró tener en su flota.

La situación cambió en 2018. La flotilla se contrajo a 26. En operación tenía 22, además, contaba con una nave en tierra y tres para repuesto.

Entre enero y marzo, el número bajó a 25 aviones. Durante esos meses, en operación estaban 19 naves, otros dos equipos se encontraban en tierra y cuatro se ocupaban para repuestos.

Por otro lado, el documento alertó a Coca que “la antigüedad de la flota de aeronaves fluctúa entre 25 y 15 años, aspecto que incide en los costos de operación, por cuanto se requiere mayor mantenimiento”.

Este documento revela que el 76% del presupuesto de BoA, que llega a Bs 321,1 millones, se usó en la reparación de motores, componentes rotables y las reservas de mantenimiento de sus aviones.

Cuando se hizo público este informe, EL DEBER se contactó Ronald Casso, que administró la aerolínea, y aseguró que entregó la empresa con un total de 14 naves en operación.

Es más, durante el Gobierno de transición se informó que BoA arrastraba una pérdida acumulada de $us 50 millones entre 2014 y 2019.

BoA ahora

Actualmente, Casso, que retornó a la gerencia de la estatal, acusó al Gobierno de transición de generar acciones que llevaron a una crisis en la empresa estatal que adquirió una deuda acumulada de corto plazo que asciende aproximadamente a $us 43 millones, además de aeronaves en tierra y anuncios legales por endeudamiento.

Además, el funcionario dijo que en 2018 la aerolínea tenía 22 aviones en vuelo; mientras que en la actualidad esa cantidad de naves se redujo a 15. Pero el año pasado, aseguró a EL DEBER que había dejado la aerolínea con 14.

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *