La reactivación de una serie de proyectos hidroeléctricos amigables con el medio ambiente fue garantizada este viernes por el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, acciones que traerán múltiples beneficios para el país.

“Estamos nuevamente en esta senda de desarrollo en base a la reactivación eléctrica y porque no decirlo, de la reactivación económica para el país”, afirmó el Ministro, citado en un boletín institucional.

Tras la recuperación de la democracia en noviembre de 2020, el Gobierno del presidente Luis Arce dio inicio a la reactivación de distintos proyectos, entre ellos la hidroeléctrica Ivirizu, en Cochabamba, con una inversión de $us 515 millones para la generación de 290 megavatios (MW); y el proyecto hidroeléctrico Miguillas en La Paz, con $us 447 millones para generar una potencia prevista de 204 MW.

“El objetivo que proyecta nuestro Gobierno es lograr una matriz amigable con el medioambiente, contando con generación de carácter renovable (…), una gestión más eficiente del sector energético”, sostuvo el Ministro.

La autoridad señaló que las nuevas hidroeléctricas y otros proyectos de energías renovables aumentarán la oferta energética del país. Indicó que la mayor parte de la electricidad excedente se destinará a la exportación hacia países como Argentina, lo que se traducirá en más ingresos para Bolivia.

Actualmente el país tiene una potencia instalada para la generación de más de 3.000 MW y la demanda interna de electricidad asciende a unos 1.600 MW.

(ABI)

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *