Una niña de siete años y su hermanito de dos, son los hijos de Fabiola, la mujer que fue victimada por su esposo. Los pequeños ya están con una familia ampliada bajo el cuidado de los familiares de la malograda mamá, mientras que el padre, Hernán Galarza Estrada, fue sentenciado a 30 años de cárcel que deberá cumplir en el penal de Chonchocoro de La Paz.

La Fiscalía, en coordinación con la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), coincidieron en sus investigaciones que, por fortuna, los pequeños no se encontraban en la casa de la urbanización Los Piyos, zona del kilómetro 9 de la doble vía a La Guardia, cuando su papá asesinó a Fabiola, asestándole 13 puñaladas en el cuerpo.

Seguimiento permanente

La coordinadora de la Unidad de Victimas Especiales de la Fiscalía, Giovana Castro, a tiempo de lamentar el feminicidio, expresó que ahora solo queda velar por esos niños que quedaron sin madre y su padre preso.

Manifestó que la Defensoría de la Niñez debe realizar un trabajo de seguimiento y confía en sus profesionales para garantizar que los pequeños no reciban maltrato de nadie en adelante. Dijo que la Fiscalía ejercerá un rol de seguimiento a los familiares y la Defensoría para que se asegure la paz para los niños.

“Este hecho nos ha consternado, debemos trabajar más por cambiar los valores en el seno de las familias”, no queremos más violencia”, agregó Giovana Castro.

Por Condori Luis Pedro

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: