País

  • La pista del aeropuerto de El Alto, en la que se observa su mal estado. | Los Tiempos
  • Iluminación en el aeropuerto de Santa Cruz. | EL DEBER
  • Baches en el aeropuerto de El Alto. | RRSS

La aeronavegación comercial tiene dificultades para reactivarse debido al mal estado de los aeropuertos y la falta de apoyo del Gobierno nacional, que ahuyentan a la inversión privada. A eso se suma el déficit financiero de instituciones que prestan servicios aeronáuticos y administran los aeropuertos. 

El aeropuerto de El Alto tiene serios problemas en la pista desde hace varios años. Esto provocó que, de las 14 líneas internacionales que llegaban a esa terminal aérea, ahora sólo arriben dos. En el aeropuerto de Viru Viru de Santa Cruz el problema surge por la falta de iluminación, pero también por la proliferación de comerciantes informales. 

Según el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas, Augusto Valle Vargas, el Gobierno y las instituciones encargadas de administrar los aeropuertos no incentivan acciones para reactivar la aeronavegación y, por el contrario, la falta de recursos hace que descuiden el mantenimiento de los aeropuertos internacionales.

Valle considera que el Gobierno no cuenta con una política para atraer inversión privada internacional. Un ejemplo claro de ello es que, tras la venta de la aerolínea Amaszonas a una empresa extranjera, el ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, cuestionó a los nuevos accionistas respecto a la deuda que la línea aérea tiene con diferentes instituciones estatales.

“No tienen una política aeronáutica, siguen desalentando a los inversionistas, quiénes van a venir a invertir en estas condiciones. Ese es el problema, no hay gente criteriosa, no hay asesores que orienten. No se dan cuenta de la importancia de la aeronavegación comercial para un país mediterráneo como el nuestro”, afirmó Valle. 

Asimismo, lamentó que, a pesar del tiempo transcurrido y las grandes pérdidas económicas, el Gobierno no tenga un plan de salvataje y apoyo al sector aeronáutico. 

“El problema es serio, es hora de que se reflexione y se haga una política seria aeronáutica en el país y podamos tomar el rumbo que teníamos antes, porque ahora estamos muy paralizados. Somos un país mediterráneo, que se está quedando desconectado del mundo, las líneas internacionales que llegaban al país ya no lo hacen”, dijo.

El trabajo de mejora de la infraestructura de los tres principales aeropuertos del país le corresponde al Servicio de Aeropuertos Bolivianos (Sabsa).

Los Tiempos solicitó información sobre el tema al gerente de Sabsa, Elmer Pozo, al Ministerio de Obras Públicas y a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), pero no respondieron las consultas enviadas. 

Aeropuerto de El Alto

Tras 50 años de funcionamiento el aeropuerto de El Alto enfrenta problemas serios en su pista de aterrizaje y las losas de concreto han cedido por las lluvias y el impacto de las naves. 

“Cuando las naves circulan las losas se levantan, es como dar un brinco, vibra el avión, es como entrar a un camino empedrado. Eso es peligroso porque se puede romper el tren de aterrizaje, por ello sólo los pilotos que vuelan a El Alto han desarrollado esa destreza”, explicó Valle. 

Agregó que las mejoras en esta terminal aérea no se limitan a asfaltar la pista, pues ello no resuelve el problema porque se debe sacar todas las losas. 

“No sé cuánto tardará, no hay una pista alterna, el aeropuerto tendría que cerrarse y usar el de Oruro, sería una alternativa momentánea”, indicó. 

Agregó que Sabsa no hizo la refacción debido a que no cuenta con recursos, por lo que le corresponde al Gobierno resolver el problema.

Por su parte, el representante de los trabajadores de Sabsa, Alfredo Chávez, informó que en la pista del aeropuerto de El Alto se han realizado obras paliativas, pero se requiere un mantenimiento más serio. Afirmó que la decisión corresponde al Estado y a la máxima autoridad ejecutiva de Sabsa.

“Se debe hacer un proyecto, la pista necesita una solución definitiva, tenemos gente capacitada y tal vez empresas internacionales puedan realizar un proyecto de mejora”, señaló. 

Por otra parte, dijo que en el aeropuerto de El Alto y el de Cochabamba el sistema de aterrizaje por instrumentación debe renovarse, porque es muy antiguo y ya no se encuentran repuestos. 

En octubre de 2019, la DGAC prohibió a los aviones Boeing 737-300 aterrizar en el aeropuerto de El Alto. Un mes antes Sabsa prohibió el ingreso de cámaras a las áreas consideradas como restringidas. 

Aeropuerto Viru Viru

La falta de iluminación se ha convertido en una falencia constante en los últimos días.

Chávez indicó que ese aeropuerto requiere la compra de un transformador de mayor potencia, debido a que la capacidad de energía se debe renovar para cubrir la demanda de electricidad actual y futura. 

Detalló que el problema de iluminación en las vías de acceso corresponde a la Alcaldía de Warnes. 

En tanto, Valle dijo que el Gobierno debe atender este problema porque una Alcaldía tan pequeña no puede con esas responsabilidades.

2 aeropuertos  con falencias

Las terminales aéreas de La Paz y Santa Cruz enfrentan dificultades técnicas que deben subsanarse.

SABSA PIDE ADMINISTRAR AEROPUERTOS 15 AÑOS MÁS

El contrato de Sabsa para la administración de tres aeropuertos del país vence en febrero de 2022, pero la empresa presentó un proyecto al Gobierno para administrarlos por 15 años más. 

Los trabajadores de Aasana rechazan la propuesta, porque consideran que durante 20 años de administración no se han mejorado los aeropuertos, dijo el secretario de conflictos de los Trabajadores de Assana, Néstor Villarroel. 

En tanto, un ejecutivo de los trabajadores de Sabsa indicó que un contrato ampliatorio permitirá generar 300 millones de bolivianos en 15 años y realizar mejoras en los aeropuertos de Santa Cruz y El Alto.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: