La pandemia de la Covid-19 hizo que los estudiantes inviertan más recursos económicos y tiempo para pasar clases bajo la modalidad de educación a distancia debido las dificultades para acceder a internet persisten.

“Tenemos dificultades por la baja señal, a veces cuesta ingresar a las plataformas. No todos los compañeros tienen wifi, hay estudiantes que todos los días compran megas y se acaba rápido, porque Zoom y Classroom consumen bastante”, relató Claudia, una estudiante de sexto de secundaria del colegio Bolívar.

Dijo que las deficiencias del internet ocasionan estrés y aumentan la presión, especialmente, a la hora de entregar tareas y terminar los exámenes.

Además, contó que es más complicado entender las explicaciones de maestros de matemáticas, física y química, porque son materias que requieren mayor interacción.

“Quisiera volver nuevamente a clases presenciales, siento que se aprendía mejor porque podía entender y preguntar. Ha sido complicado acostumbrarse a las clases virtuales”, indicó.

Claudia añadió que también la cantidad de horas que le dedica al estudio subieron, porque permanece conectada a internet desde las 7:30 hasta las 13:00 para pasar clases y sólo se les da dos descansos de 10 minutos. En la tarde debe mandar sus trabajos que a veces toma más tiempo, porque tiene que convertir los archivos y cargar videos a diferentes plataformas.

“Me he dado cuenta que la vida no es fácil, que para estudiar hay tener economía, se necesita crédito y no siempre hay plata, y si compras a veces se corta la señal y no se entiende nada”, comentó Ricardo Mamani, otro estudiante de la unidad educativa Villa Urkupiña.

Comentó que por la situación incluso tuvo que empezar a trabajar para adquirir los megas suficientes.

El estudiante remarcó que la dificultad fue mayor a principio de año y que fue mejorando con la implementación de las clases semipresenciales.

Por su parte, el director del colegio Bolívar, Marciel Flores, subrayó que ante las deficiencias del internet se optó por mejorar la coordinación con padres de familia, maestros y estudiantes.

“Algunos estudiantes con problemas de conexión vienen a entregar sus cuadernos con tareas y  dar exámenes al colegio. Cada curso tiene un profesor asesor que es al que le pueden decir cómo quieren que se les ayude, tenemos 495 estudiantes en 16 cursos”, indicó.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: