Una resolución de la Sala Constitucional Cuarta de La Paz manda a la Policía a tomar los predios de la Asociación de Productores de Coca (Adepcoca) y entregar las mismas al grupo afín al MAS, encabezado por Elena Flores. Los dirigentes cocaleros llamaron a sus bases a defender esta nueva arremetida del gobierno a su institución.

“Ofíciese al señor Comandante de la Policía Boliviana con el objeto de que se proceda al ingreso a las instalaciones de Adepcoca ubicadas en la zona de Villa Fátima, avenida Ramiro Castillo, entre la calle Arapata frente al colegio Ave María, para que procedan a hacer cumplir la resolución constitucional (…) entregando las oficinas e instalaciones de Adepcoca a la presidente Yrene Elena Flores Torres y su directorio”, señala la resolución constitucional firmada por los vocales, Carmiña Vera y Rubén Ramírez.

El actual presidente de Adepcoca, Armin Lluta, dijo que fueron sorprendidos ayer con esta notificación, porque los personeros de esa repartición judicial nunca se identificaron y entraron de incógnito a las oficinas de los cocaleros en la zona de Villa Fátima.

“Se presentaron en nuestras oficinas y cuando les exigimos credenciales no querían identificarse, entonces nosotros quisimos desalojarlos y nos hacen aparecer esta notificación de la Sala Constitucional que nos da tres días para que pueda ingresar la señora Elena Flores”, relató Lluta a los periodistas.

Las estrategias

Adepcoca es uno de los dos mercados de coca legal que existen en Bolivia reconocido por la Ley General de la Coca (906). El MAS intentó tomar estos predios en distintas oportunidades y utilizando todo tipo de estrategias.

Creó una dirigencia paralela, Elena Flores, es su figura visible pero no logró el reconocimiento de los cocaleros de Los Yungas. Mandó a crear mercados de coca paralelos en cuatro lugares diferentes, para ahogar a Adepcoca, y tampoco logró su cometido.

Encarceló a su anterior presidente, Franclin Gutiérrez, luego al vicepresidente, Sergio Pampa y no logró tomar la dirección. Posteriormente Flores organizó la toma del mercado de Adepcoca en tres oportunidades con cocaleros afines y también fracasaron. La intervención de la justicia es la sexta estrategia del MAS para tomar estos predios y colocar a sus militantes como directivos.

La convocatoria

Lluta dijo que ellos respetan a la justicia y sus decisiones, pero también demandó el respeto del carácter privado de Adepcoca y dijo que es entre cocaleros que se deben solucionar los problemas.

La orden de las autoridades judiciales está firmada el 10 de febrero y deberían entregar las oficinas hasta mañana 12 de febrero; caso contrario ingresará la Policía para luego entregar todo al directorio paralelo de Flores.

El máximo dirigente cocalero, convocó a sus bases, nuevamente, a defender las instalaciones, tal como ocurrió el 21 de enero cuando los grupos de Elena Flores intentaron ingresar apoyados por la Policía. Los enfrentamientos derivaron en dinamitazos que alteraron el orden público y las fuerzas del orden no pudieron hacer nada.

Pasaron 20 días desde esos hechos y ahora el grupo de Elena Flores arremete con esta orden para la Policía y así desplazar a sus propios hombres de Adepcoca.

Por Condori Luis Pedro

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: