Desde las elecciones subnacionales de 2015, algunos de los municipios que forman parte de la región metropolitana de Santa Cruz vieron un incremento vertiginoso en sus padrones. Porongo, La Guardia, Warnes y Cotoca lideran la lista de los municipios cruceños con un registro de más del 50% de nuevos votantes.

En el caso de la capital cruceña, el incremento fue del 17%, pero entre 2020 y 2021 hubo un leve decrecimiento de alrededor de -0.04% (432 votantes menos).
Este fenómeno también se presentó en Camiri, que decreció un 2% (509 votantes menos).

“En términos numéricos, ha decrecido, pero se tienen que tener en cuenta otras variables como los inhabilitados y depurados, que también son categorías que han crecido en comparación al proceso electoral pasado”, explicó Adolfo Freire, director del Servicio de Registro Cívico (Serecí) de Santa Cruz.

Freire indicó que, si bien el padrón siempre crece, ese aumento no es expresado en la misma cantidad de registros nuevos debido a variables como inhabilitados y depurados y, adicionalmente los cambios de domicilio, si el ejercicio es realizado de datos a nivel departamental es trasladado al nivel municipal.

“Todo este fenómeno se debe a la cercanía a la capital, tanto así que ya hay problemas de límites municipales. Hay mucha gente que prefiere vivir en Porongo, Warnes, Montero, El Torno, etc., porque son municipios casi colindantes a la capital, pero más económicos impositivamente y en otro aspectos”.

Adicionalmente, manifestó que estos factores externos que inciden en el tema de cambios de recinto electoral de los ciudadanos, lo que que repercute en la cantidad final de habilitados en el padrón electoral de un municipio, fenómeno que se presenta en cada elección municipal a nivel nacional.

¿Por qué aumentaron tanto?

La migración desde el interior del país o de la misma capital a ciudades intermedias por razones económicas como la adquisición de terrenos baratos y servicios básicos más bajos son algunos de los motivos por los que se ve el incremento en el padrón electoral de Porongo, La Guardia, Warnes y Cotoca, de acuerdo al análisis del urbanista, Fernando Prado aunque no guarda relación con el crecimiento demográfico de estas ciudades.

En el caso de Cabezas, que ha tenido un aumento del 44%, para Prado se hace evidente la creación de nuevas comunidades campesinas en este municipio.

“Una municipio pequeño y que de repente llegue una comunidad campesina nueva con mil o dos mil nuevos habitantes, eso cambia todas las tasas de migración y crecimiento”.

Para la presidenta del Colegio de Sociólogos de Santa Cruz, Norma Yalila Casanova, al ser la capital el centro donde confluyen todas las áreas metropolitanas que están directamente relacionados con las actividades económicas, sociales y políticas, el mercado de la tierra, por ejemplo, ha ampliado las formas de cómo adquirirlas.

“Lo que pasa con Warnes, hubo una promoción para que la gente se vaya a vivir a esos lugares y la facilidad ha sido de que se han abierto lugares donde la gente pueda ir a inscribirse para poder votar. Antes se venían a votar hasta los centros donde estaban cerca de su trabajo, entre otros, pero hubo esa política de que uno puede registrarse en cualquier lugar y decir la zona en la que vive”, explicó Casanova.

La socióloga subrayó que estos no son municipios dormitorio, porque la dinámica es diferente en las ciudades intermedias donde cuentan con su propia lógica económica y social; sin embargo, confluyen en Santa Cruz de la Sierra, pero tienen una forma de generarse su propia economía dentro del mismo municipio.

El comercio informal, por ejemplo, es una de las formas. “Con la pandemia ha habido una lógica diferente en lo que vino a ser la adecuación de los mercados móviles. La gente viene, trabaja en Santa Cruz de la Sierra y vuelve a su municipio en el que siembra, cría gallinas o cría patos, entre otros”, dijo.

¿Por qué aumentan poco?

Los municipios que se ubican en los últimos puestos, en cuanto al crecimiento de sus padrones, Prado y Casanova concuerdan que, en primera instancia, no existe una gran migración hacia ellos.

Esta lista está conformada por Trigal que, incluso, tuvo decrecimiento del -6% (siete votantes menos); Pucará, con el 5%; Camiri y Quirusillas, con el 8%; Moro Moro y Puerto Quijarro, con el 9%.

“Sabemos que a los valles no están yendo comunidades campesinas andinas, por eso no crecen. En el caso del fronterizo, no están creciendo porque hay una crisis económica, no hay mucha agricultura, no han creado comunidades campesinas y el comercio está muy malo”, explicó Prado.

Casanova añade a esto que antes de importaba muchos productos de Brasil, pero ha sido la caída del peso en Argentina que ha ocasionado una migración a esa zona. “Si nos fijamos en los datos de 2009, por el bullicio que se generó por el repunte económico que traería el Mutún, mucha gente se trasladó a comprar terrenos”.

La disputa política


Si bien la capital cruceña cuenta, hasta ahora, con 11 candidatos en competencia por la silla edil, Warnes supera la cifra con 13 postulantes que buscan quedarse con el mandato en este municipio distante a 30 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra.

En cuanto a Porongo, son nueve candidatos y en Cotoca y La Guardia, cinco postulantes buscan quedar como alcalde, respectivamente.

Sobre esta figura, en el caso de Warnes y Porongo, el analista político, Daniel Valverde explica que son municipios que como forman del eje metropolitano, han tenido una dinámica demográfica importante por la oferta inmobiliaria.

“Hay grandes inversiones inmobiliarias, proyectos que se han venido desarrollando fundamentalmente en Warnes y Porongo, aunque también en La Guardia y Cotoca pero, en el caso de Porongo, por el Urubó hay una gran dinámica que genera mucha tensión, es tentador para los que quieran llegar al Gobierno municipal, porque manejan recursos económicos, porque hay posibilidades de generar espacios políticos, además que las contribuciones han aumentado sustancialmente”, indicó.

Valverde cree que, en el caso de Warnes, hay una importancia política que ha comenzado a tomar impulso, porque se ha constituido en un municipio que cuenta con una dinámica económica grande por la cantidad de empresas que se ha instalado allí, por la migración de los últimos años.

“Creo que está demasiado inflacionado, porque hay muchos candidatos y, al igual que en los municipios grandes, no hay proyectos políticos visionarios, el deseo de una transformación real”.

PARA SABER

HABILITADOS 2021 | Las siguientes provincias cuentan con mayor cantidad de habilitados: Andrés Ibáñez (1.261.125), Obispo Santistevan (126.626), Warnes (94.652), Ñuflo de Chávez (67.866) y Cordillera (65.722).

CON MENOS HABILITADOS | Las siguientes provincias cuentan con menor cantidad de habilitados: Guarayos (25.687), Florida (21.280), Vallegrande (16.737), Manuel María Caballero (13.964) y Ángel Sandoval (8.467).

2020 A 2021 | En el departamento, con respecto al empadronamiento de 2020, el aumento de nuevos habilitados es de 28.235.

Por: El Deber

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *