Las muertes por causa del Covid-19 atribuidas a la falta de ventiladores y respiradores es el próximo juicio que prepara el Procurador del Estado, Wilfredo Chávez contra el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez y apuntó a la propia exmandataria; al exministro de Gobierno, Arturo Murillo y al que fuera embajador de Ciencia y Tecnología, Mohamed Mostajo.

“(Mohamed Mostajo), una persona absolutamente descalificada aparece con un cargo diplomático,  como asesor en este tema tan sensible, hace conferencias de prensa y luego desaparece como por arte de magia. (…) Ni bien llegan los respiradores, ¿quién los presenta? No es el ministro de Salud, es Jeanine Áñez y el ministro de Gobierno, ¿Qué tenían que hacer ellos en la presentación de unos respiradores? Estaban involucrados porque había negociados”, dijo el procurador Chávez en entrevista con Bolivia TV.

Hasta el momento, Áñez está detenida por el caso de supuesto “golpe de Estado” y tiene otros cuatro juicios en manos de la Fiscalía General. El proceso que plantea el Procurador sería el sexto juicio contra Áñez en menos de seis meses.

Según Chávez, este nuevo caso tiene dos ramas, la primera se refiere a los equipos  entregados, que eran ventiladores y no respiradores. Por la deficiente compra de esos equipos, muchas personas murieron en sus casas, en las calles o en las puertas de los hospitales. Es por ese último hecho que se iniciaron las investigaciones en contra de los posibles responsables.

Hasta el jueves, el número de fallecidos por Covid-19 era de 12.758 en todo el país. Hasta el 8 de noviembre, cuando se posesionó Luis Arce como Presidente del Estado, las muertes alcanzaban a 8.795 en ocho meses de pandemia durante el anterior Gobierno.

En este momento hay dos procesos judiciales por la compra de 170 respiradores españoles y otro por los 324 respiradores chinos, en investigaciones paralelas. Cuando surgió el escándalo del sobreprecio en mayo de 2020, Mostajo ya llevaba tres meses en el cargo y lo señalan como uno de los responsables de la compra, pese a que este explicó que cuando llegó, la Aisem (Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico), brazo operativo del ministerio de Salud, ya había hecho todo el proceso de adquisición de los respiradores españoles durante la gestión del entonces ministro de Salud, Aníbal Cruz.

Estos respiradores se gestionaron durante el mandato del ministro Cruz, y luego, tras su renuncia,  la gestión continuó con el nuevo ministro Marcelo Navajas, según aclaró Mostajo en su momento.

Ese mismo mes, el exministro  Navajas era llevado a prisión por el caso de los respiradores españoles, aunque poco después dejó el penal de San Pedro con detención domiciliaria. En este caso, cada respirador costaba $us 7.194 pero el Gobierno dijo que compró en $us 28.000 cada uno.

En agosto de 2020 estalló el escándalo de los respiradores chinos, que costaban $us 8.900 cada uno, pero su precio final, según el Gobierno, fue de $us 30.000 por unidad.

Por Condori Luis Pedro

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: