BRASILIA |

La selección de Argentina enlazó ayer  su segundo triunfo seguido en la Copa América, por 1-0 sobre Paraguay, y con siete puntos al cabo de tres salidas aseguró su clasificación con dos fechas de anticipación a los cuartos de final.

La Albiceleste alcanzó de paso el liderato del Grupo A y dejó a Paraguay estacionada con tres puntos en dos presentaciones.

La conexión Lionel Messi-Ángel Di María apareció en el amanecer de un partido que se presumía cerrado y bronco.

Pero nada que resista a una bella concepción estética.

La maniobra partió de un engaño al mediocentro Adrián Cubas por parte de Messi, que ayer  igualó al ya retirado Javier Mascherano en el récord de más partidos oficiales con la selección, 147.

El capitán cedió el balón a Di María, que ganó terreno por la izquierda, amenazó con soltar un zapatazo a distancia pero filtró con delicadeza el pase a Alejandro Gómez.

Entonces “el Papu” lanzó el balón por encima del guardameta Antony Silva antes de parar en el fondo de la red a los 10’ PT en el estadio Mané Garrincha.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: