La Paz |

El ministro de Justicia, Iván Lima, acusó al presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, de desconocer la elección de Luis Arce al invocar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana. Los Cívicos cruceños le respondieron que en un gobierno democrático se respeta la decisión de las minorías y no son objeto de persecución política.

Estas acusaciones surgen después de que el cívico cruceño viajó a Estados Unidos para sostener una reunión con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en la cual le solicitó la aplicación de la Carta Democrática Interamericana.

«La solicitud de que se aplique la Carta Democrática Interamericana y se hable de una guerra es parte de una estrategia intolerante que no respeta el voto del pueblo», señaló la autoridad de Estado a través de su cuenta en Twitter.

Tras conocer estas aseveraciones, los cívicos cruceños emitieron un comunicado y señaló que el gobierno de Luis Arce está buscando revancha al detener y perseguir a los opositores, en vez de atender a la población afectada por la pandemia del coronavirus.

«En democracia las minorías y los derechos humanos son respetados. En democracia no existe persecución política ni detenciones indebidas. Democracia es lo que anhelamos los bolivianos, más aún en estos momentos de dolor por la pandemia, donde el gobierno de Luis Arce está más empeñado en buscar revanchas políticas, que en brindar vacunas, salud, reactivación económica al pueblo», dice el comunicado.

En la reunión entre Calvo y el Secretario General de la OEA, que se desarrolló el viernes, el cívico argumentó que la Carta Democrática evitará que en el país se generen más hechos de violencia por la situación política que se estaría gestando contra los opositores.

«La Carta Democrática está en manos de todos los hermanos que presiden y son representantes de todos los países para evitar el luto, el dolor y la guerra en un país que sólo busca libertad y democracia», sostuvo el dirigente cívico al término de la reunión con Luis Almagro, secretario de la OEA.

En ese contexto, desde el Ejecutivo afirmaron que el artículo 3 de la Carta establece que «son elementos esenciales de la democracia representativa, entre otros, el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales; el acceso al poder y su ejercicio con sujeción al estado de derecho; la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo (…)».

Además, el artículo 17 reconoce, a los gobiernos de cada país, la facultad de recurrir al Secretario General de la OEA o al Consejo Permanente para solicitar «asistencia para el fortalecimiento y preservación de la institucionalidad democrática».

Por lo tanto, consideran que acudir a esa instancia está por demás porque no reconoce a la dirigencia de comités cívicos departamentales o regionales, según el pronunciamiento del Gobierno.

Al respecto, los cívicos afirmaron que al ver las acciones represivas que está asumiendo el Gobierno de Luis Arce contra los opositores, se vieron obligados a recurrir a organismos internacionales para denunciar estos hechos de vulneración a los derechos humanos, además que también observan con precaución lo que acontece en el país.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: