Pensar en un incremento salarial este año es algo fuera de la realidad que vive el país debido a la crisis originada por la pandemia, según indicaron los empresarios privados.

Durante una conferencia de prensa, Gustavo Jáuregui, gerente general de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), señaló que en estos momentos es inoportuno hablar de un incremento salarial, ya que este año es complicado.

Y es que, según Jáuregui, a pesar de que se han aplicado medidas para reactivar la economía, éstas recién surtirán efecto en los próximos cuatro meses. “Continuamos en una emergencia sanitaria que afecta a la oferta (sector empresarial) y la demanda (las familias)”, señaló.

Por su parte, Luis Fernando Barbery, presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), considera que primero hay que pensar en recuperar el empleo y las empresas y no seguir con estas exigencias en el sector laboral.

“En las condiciones actuales hablar de incremento salarial es una utopía”, dijo Barbery en un contacto con Fides, a tiempo de manifestar que, en lugar de hacer pedidos de aumentos salariales, los trabajadores deben hacer uso y abuso de su creatividad e inteligencia, para buscar salidas y solución a la crisis a la que nos condujo esta pandemia del Covid-19.

Las declaraciones de Jáuregui y Barbery se dan en el marco del anuncio que hizo la Central Obrera Boliviana (COB) que prepara su pliego petitorio para esta gestión y anuncia que no renunciará al incremento salarial. Hasta la próxima semana las direcciones departamentales de esa instancia harán conocer sus requerimientos.

Los trabajadores jamás vamos a renunciar a este derecho, que en 2020 no fue contemplado ante la crisis sanitaria que ocasionó el Covid-19”, dijo Juan Carlos Huarachi, secretario ejecutivo de la COB.

EL DEBER se comunicó con la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) para conocer su posición al respecto del pronunciamiento de la COB, pero señalaron que todavía no hablarán sobre el tema, porqueconsideran que hay otros temas prioritarios que merecen ser atendidos antes, como la salud.

Cabe recordar que se esperan que los datos del desempeño de la economía boliviana de 2020 reportarán un crecimiento del PIB negativo por debajo del -8% y una tasa de paro cercana al 9%, debido a la pandemia y la caída de los precios internacionales de las materias primas, estos últimos ya habían causado una desaceleración económica en el país en los últimos años.

Por: El Deber

Por Taxi Noticias

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *