No hay carne de res en los mercados cruceños. La medida es parte de la movilización que llevan adelante los carniceros en rechazo a los precios del kilo gancho que compran a diario para ofertar a los consumidores y no están de acuerdo con las medidas implementadas por el Gobierno central, ya que consideran que las acciones deben ser otras. En Santa Cruz, los vendedores están en paro indefinido.

Jackeline A., una vendedora de carne, comenta que en el mercado Santa Rosa los comercializadores de carne trabajan con frigoríficos privados, quienes en los últimos días pasaron de vender el kilo de res de Bs 17,50 a Bs 21,80. Dijo que esta situación tiene en emergencia a su sector, pues los precios varían para el carnicero, pero no así para el consumidor final, que continúa comprando la carne a precios normales.

«Lo que no queremos es que siga subiendo el precio de la carne, porque los ganaderos venden el producto al frigorífico y es en esa transferencia que sube el precio y eso afecta a nuestra economía», dijo la comerciante.

La mayoría de los puestos de venta en los mercados amanecieron este viernes cerrados; sin embargo, otros venden los saldos que sobraron de la jornada anterior. Según los comercializadores, otros carniceros obligan, por la fuerza, a cerrar los puestos y acatar el paro.

En un contacto con EL DEBER, Juan Chipana, dirigente de la Asociación de Carniceros de Santa Cruz, detalló que unos 6.000 comercializadores de carne de los mercados y otros negocios se sumarán a la marcha convocada en la capital paceña. Indicó que los carniceros de Santa Cruz están en paro desde hoy, en el resto del país el paro empezará el lunes.

«Se ha determinado marchas para hoy (viernes) y paro nacional desde el lunes (26 de abril). Los carniceros de Santa Cruz entraron desde hoy en paro indefinido«, dijo Chipana a tiempo de señalar que se envió un comunicado a los carniceros para que no abran sus puestos de venta.

Sin embargo, algunos puestos fueron cerrados por la fuerza. Chipana expresó que las bases no se pueden controlar por lo que toda medida se tiene que acatar y no salir a vender.

Jorge Lima, máximo dirigente de los carniceros en Santa Cruz, lamentó que las autoridades locales y nacionales no haya solucionado este tema y hayan permitido este «abuso del productor», que en los últimos 6 meses elevó el precio de la carne de res de 17 a 22 bolivianos el kilo.

«Si no tenemos respuesta a nuestras demandas tendremos que transferir ese incremento al consumidor final», advirtió  Lima, quien anticipó que también se realizarán huelgas y marchas.Medida estatal

Buscando soluciones al conflicto, el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras había decidido una suspensión temporal de la venta externa para garantizar el abastecimiento del mercado interno. Sin embargo, horas después se dio marcha atrás y se estableció la aplicación de certificados de abastecimiento interno y precio justo, para permitir la exportación.

Más temprano y para justificar la suspensión temporal de exportaciones, la autoridad esperaba que los carniceros de Santa Cruz depongan las movilizaciones, anunciadas en rechazo al incremento del precio de la carne bovina. 

Desde el miércoles, los vendedores de carne denuncian que se registró un reajuste del 35% en el precio de la carne de kilo gancho en los últimos cinco meses y no pueden seguir asumiendo ese costo sin trasladarlo al consumidor final.

El comunicado oficial enfatiza que no se suspende ni se anula la exportación de carne, al contrario, se garantiza la seguridad alimentaria. «La presente resolución no prohíbe la exportación de carne, regula su comercialización para solventar el mercado interno, priorizando la soberanía alimentaria».

Mientras tanto, el presidente de la  Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol), Alejandro Díaz, sostuvo que las medidas adoptadas por el Gobierno pueden ser un perjuicio para el sector y expuso que el compromiso del productor ganadero de abastecer al mercado interno siempre está vigente, para después colocar los excedentes en el extranjero.

«No podemos hablar de que el sector está descuidando el mercado interno. Es el mismo producto tanto para dentro como para fuera del país, por eso nuestra industria es reconocida y eso lo vamos a mantener. De nuestra parte no va a a faltar carne para los bolivianos», apuntó.

Los ganaderos han visto crecer la exportación de carne en el último tiempo. En gestiones anteriores se enviaban al exterior entre $us 15 y 20 millones y en 2020 se alcanzó la cifra de $us 70 millones de exportaciones. La proyección para el 2021 es de $us 100 millones. «Nunca se puso en riesgo el abastecimiento interno y lo demuestran los datos del Gobierno», precisó en entrevista con EL DEBER Radio.

Por Condori Luis Pedro

Diseñador y Administrador de Noticias en la Web

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: