La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Cochabamba identificó alrededor de 70 grupos de pandillas que operan en Cercado, Quillacollo y Sacaba, según último reporte. Uno de los factores que incide en la creación de nuevas pandillas e ingreso de nuevos miembros a otras es la pandemia, indicó el director de la Felcc, Rolando Rojas.

El grupo de inteligencia de la Felcc, “en coordinación con todas las divisiones que tienen que ver con delitos contra las personas o delitos contra la propiedad, realiza permanente análisis y apreciación de la situación respecto a este fenómeno complejo”, informó Rojas.

Los grupos de jóvenes y adultos, en primera instancia se dan a conocer en fiestas, lugares de congregación o eventos sociales; pasan a organizar actividades de diversión, deportivas, y otros avanzan a un nivel delictivo, explicó.

Como resultado del análisis de la Felcc, en el municipio de Cercado se ha identificado la presencia de 25 grupos de pandilleros. “Esta cantidad es variable, fluctuante según los factores”, indicó.

Entre las pandillas más relevantes, por la cantidad de personas que la componen en la ciudad, están Los Pibes Choros (43 miembros, 27 varones y 16 mujeres), El Gran Cártel (36 miembros) y Los Guapachos (37 miembros). Además de Las Dagas,

Pandilla de la Siles, Los Pibes y Los Chicos de los Andes, entre otras “que han definido su área de operaciones en diferentes zonas, prácticamente en todas las zonas de la ciudad”, acotó.

En el municipio de Quillacollo también se identificó, según último reporte, un total de 25 pandillas que operan tanto en la zona central como en Vinto o el Calvario. Entre ellos están Los Topos, La Onda de Vinto, Los Coteños y Los Chamacos, indicó.

En tanto, en Sacaba, la Felcc identificó 18 pandillas; la más relevante es La Cripta, que opera en la zona de El Abra.

Rojas explicó que las pandillas llegan a cometer delitos como robo, robo agravado, violación y homicidio. Otras tienen comportamiento de consumo de bebidas alcohólicas, drogas, riñas y peleas.

Rango etario y género

Un elemento importante a resaltar es el grupo etario dentro de las pandillas. “Hemos podido identificar que cada vez ha ido bajando más este rango; si antes las pandillas estaban conformadas por mayores de 21 años, ahora vemos que es más frecuente detectar a menores de 13 a 14 años”, observó Rojas.

Asimismo, resaltó que en las pandillas participan tanto mujeres como varones, sin distinción de género.

Posibles factores

Con base en el análisis y apreciación que se realiza a estos grupos juveniles en el departamento, Rojas indicó que existen al menos dos factores que inciden en la creación de nuevas pandillas o el ingreso de más miembros a las ya existentes: económico y social.

En cuanto al primer factor, en el contexto actual, incide mucho la pandemia, dijo. “En vez de disminuir la cantidad de pandillas, se está incrementando, justamente por estos factores de tipo económico influenciado también por el aspecto de la pandemia”, explicó.

Lo económico complica el núcleo familiar, provocando que los padres dejen el hogar en busca de fuentes de trabajo. “Esto genera un factor de disgregación familiar, que favorece a la conformación de estas agrupaciones”, mencionó.

En el aspecto social, añadió, está el crecimiento de la mancha urbana, porque ha generado la creación de espacios como locales y discotecas, que los pandilleros se apropian para su organización, reuniones y planificación de actividades de diversión o ilícitas.

“El rol de la familia es fundamental, para que, de alguna manera, se logre controlar este fenómeno”, sostuvo.

REQUISITOS Y RITOS DE INGRESO A PANDILLAS

Para ingresar a las pandillas existen ciertos requisitos o ritos que se deben cumplir, indicó el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Rolando Rojas.

En algunos casos, explicó, “son extremadamente violentos, vulneratorios de derechos o delictivos”. Por ejemplo, se propician peleas, agreden o matan animales, entre otros más leves o de mayor gravedad.

“A los jóvenes les parece atrayente (formar parte de alguna pandilla), garantiza su seguridad y su bienestar y les da como una posición de status en su zona”, explicó. En promedio, las pandillas identificadas en los tres municipios tienen 40 integrantes entre hombres y mujeres.

FEMINICIDIO Y HOMICIDIO MARCAN A DOS PANDILLAS

REDACCIÓN CENTRAL

Miembros de dos pandillas que operan en el departamento de Cochabamba fueron mediáticamente expuestos durante los últimos meses por estar involucrados en un caso de feminicidio y en un caso de homicidio.

En el caso de feminicidio, en marzo de 2016, Omar Ordoñez, miembro de la pandilla Wander Rap en Cliza, junto a varios miembros de la agrupación, vejaron y asesinaron a Carmen Carvallo, de 16 años, según la investigación de autoridades del Ministerio Público y la Policía.

En 2017, se logró obtener la sentencia de 30 años por feminicidio para Ordoñez y para otros seis pandilleros

Sin embargo, el 26 de marzo pasado, el Tribunal de Sentencia número uno de Cochabamba le otorgó medidas sustitutivas a la detención preventiva. El caso causó conmoción en la población, pues, tras ser liberado, se fugó y a la fecha no se conoce su paradero.

Homicidio

El 8 de mayo, efectivos de la Felcc aprehendieron a dos personas tras reportarse la muerte de un joven de 27 años en el municipio de Sacaba. La víctima era miembro de la pandilla Los Villanos y fue victimado por miembros de la pandilla Vía 9, que opera en el sector de Guadalupe.

La Felcc aprehendió a un total de seis miembros de ambas pandillas. Los mismos fueron remitidos con detención preventiva a diferentes penales.

Por Jesus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: